Desarrollo socioafectivo

La afectividad es una característica esencial del ser humano, se compone de la vivencia y la expresión de los diversos estados afectivos en relación a sí mismo, a su entorno social y físico. Los estados afectivos pueden ser positivos o negativos.

Las emociones y los sentimientos son dos conceptos que van de la mano de la afectividad.

La emoción es un estado de agitación o excitación fisiológica que aparece en cada persona como respuesta a un estímulo.

El sentimiento es la emoción pensada y sentida, que permanece aún en ausencia del estímulo que lo ha generado. No es posible controlar la reacción fisiológica emocional que produce un determinado estímulo pero sí se puede modificar el sentimiento, según el pensamiento que se asocie a la emoción vivida.

EMOCIONES

 

⇒Duran poco tiempo

⇒Son muy intensas

⇒Son innatas y universales

⇒Aparecen súbitamente

⇒Las provoca un estímulo concreto

⇒Producen reacciones fisiológicas

 

SENTIMIENTOS

⇒Son bastantes estables

⇒Menos intensos

⇒Son adquiridos e individuales

⇒Se desarrollan a lo largo del tiempo

⇒Dependen del temperamento, experiencia y socialización

⇒Provocan reacciones psicológicas

 

LAS EMOCIONES

Hay dos tipos de emociones, las básicas que son innatas y universales y las sociomorales, que aparecen posteriormente, ya que dependen del desarrollo cognitivo y del contexto de socialización.

Las emociones básicas están programas biológicamente, suelen aparecer en las mismas edades y de manera similar en todas las culturas y se manifiestan por una serie de comportamientos concretos como puede ser la risa o el llanto.

Las emociones básicas son seis:

Alegría, es una emoción intensa e incompatible con emociones negativas. Aparece como resultado de algo positivo y se manifiesta con la sonrisa y la risa.

Enfado o ira, es un sentimiento de irritación que tiene el niño cuando no obtiene lo que quiere, no consigue satisfacer sus necesidades o se le presenta un estímulo aversivo, se manifiesta con enojo, llanto o ira.

Tristeza, es una emoción poco frecuente en los niños pequeños, ya que, por norma general, siempre están contentos. Cuando la padecen suelen estar apáticos y sin energía, con la mirada perdida y sin ganas de jugar.

Miedo, es una emoción muy intensa producida por una amenaza real o imaginaria, el niño siente angustia y malestar, los más pequeños sufren la angustia por la separación y la ansiedad ante las personas extrañas.

Asco, es una emoción que produce repulsión hacia un estímulo, se manifiesta por conductas de rechazo.

Sorpresa, es una emoción que surge por una situación imprevista, es neutra, universal y bastante fugaz.

Las emociones sociomorales son de orden superior donde entra la valoración del propio ser, relacionándose con la conducta moral. Es necesario que el niño se reconozca a sí mismo como ser diferente al resto (esto suele ocurrir a finales del segundo año).

Las emociones sociomorales son tres:

Culpa, es una emoción que aparece cuando el niño cree que su comportamiento ha podido perjudicar a los demás, y por otro lado, intenta reparar el daño de alguna manera.

Vergüenza, es una emoción incómoda ante una situación que genera una mala opinión sobre nosotros mismos, el niño se ruboriza y se esconde.

Orgullo, es una emoción que se da por la satisfacción personal que el niño siente por algo acerca de sí mismo y que sin duda, considera valioso.

 

FUNCIONES DE LAS EMOCIONES

 

¿Para qué sirven las emociones? Tienen varias funciones:

  • Actúan como impulso para realizar una tarea, intervienen en las decisiones que tomamos, por ejemplo, si le das una caja cerrada a un niño le causará sorpresa y curiosidad, la abrirá para saber qué hay dentro.
  • Nos indican si algo es relevante para nosotros o no, por ejemplo, si el niño está alegre al jugar con otro niño estará motivado y continuará haciéndolo.
  • Sirven para comunicar algo, muy beneficioso sobre todo cuando el niño aún no ha adquirido el lenguaje, por ejemplo cuando este llora porque tiene hambre.
  • Nos protegen ante los peligros, por ejemplo cuando un bebé se asoma por una escalera y recula porque siente miedo.

 

 

DESARROLLO DE LAS EMOCIONES DE 0 A 3 AÑOS

En el ciclo de 0 a 3 años la expresión emocional alcanza su máxime, el niño se inicia en la comprensión emocional propia y la de los demás; la regulación depende fundamentalmente de los adultos, aunque también aparecen estrategias reguladoras. También comienza a compartir emociones con sus primeras conductas empáticas. A los dos años se produce un cambio significativo a nivel cognitivo, permitiendo un avance en su desarrollo emocional.

A nivel emocional, el repertorio del bebé consiste en el llanto y la sonrisa como expresión comunicativa. A los dos meses aparece la expresión facial de emociones básicas como el miedo, alegría, tristeza, enfado y asco. Del segundo al cuarto mes aparece la expresión de sorpresa.

En los dos primeros meses la expresión emocional es indiscriminada, no siempre se ve reflejada al estímulo presente, por ejemplo, el bebé puede sorprenderse tanto por algo nuevo como por algo que ya conoce.

En un primer momento, las emociones nos sirven para la comunicación, los padres sabrán interpretar lo que quiere su bebé a través de ellas.

A los seis meses el bebé ya tiene un repertorio de expresiones emocionales, y de ahí hasta los dos años las distintas expresiones se van diferenciando más entre sí, se ajustan mejor a las situaciones y se manifiestan más rápidamente, con más intensidad y duración.

A partir de los dos años, más o menos, gracias a sus desarrolladas capacidades cognitivas, su conciencia de sí mismo y de los demás y su autoevaluación, aparecen las emociones sociomorales.

Con la adquisición del lenguaje, el niño ya puede expresar sus emociones de manera más adecuada, disminuye el llanto y aumenta progresivamente la capacidad de transmitir lo que le sucede, aunque al principio lo demostrará con ataques de ira.

El juego simbólico, que se inicia a los dos años, le ayuda a organizar sus sentimientos y hablar con más frecuencia sobre sus emociones y sentimientos mientras reproduce situaciones del día a día.

Los niños que juegan asiduamente al juego simbólico, suelen comunicarse mejor a nivel afectivo.

Respecto a la comprensión emocional, alrededor de los dos meses el bebé ya diferencia las expresiones emocionales de su madre, del cuarto al séptimo mes asocia un significado emocional a esas expresiones, del octavo al décimo mes ya hay una capacidad para interpretar las emociones usando la referencia social (el bebé mira a su madre y depende de cómo sea su expresión, actuará de una manera u otra), a los doce meses ya responde de forma correcta y selecta  a la expresión facial de su madre y comparte sus estados afectivos.

A partir de los dos años y con la adquisición del lenguaje, el niño comprende mejor sus emociones y las de los demás, puede ponerles nombres y eso le ayuda. Aquí comienza su capacidad empática y se interesa por los sentimientos ajenos con preguntas tipo ¿qué te pasa?

La capacidad empática es la capacidad para compartir emociones, se trata de una respuesta universal con base biológica (Hoffman, 1981) y sirve para moderar las relaciones sociales y anima a tener conductas prosociales.

El juego simbólico permite que el niño se ponga en el lugar del otro y desarrolla la capacidad empática.

La regulación emocional es la capacidad de controlar la intensidad y duración de los propios estados afectivos y de los procesos fisiológicos que se relacionan con la emoción.

La capacidad progresiva del bebé para regular sus emociones dependerá de su maduración neurológica y del papel de los adultos.

Sobre el octavo mes sabe que los estados emocionales se pueden controlar gracias a la seguridad que le otorga el apego, usa la distracción para su regulación, por ejemplo cuando usa el chupete.

Al año comienza la regulación de la expresión a través del modelado y el refuerzo selectivo de unas expresiones emocionales sobre otras, y entre el año y los dos años aparecen más maneras de distracción y esto le ayuda a autorregularse, aunque hasta los tres años esta regulación depende de los cuidadores.

A los dos años usa el lenguaje para regular su conducta y sus posibles reacciones emocionales, el juego simbólico le ayuda a afrontar miedos, a compartir emociones, etc.

DESARROLLO DE LAS EMOCIONES DE 3 A 6 AÑOS

En el ciclo de 3 a 6 años las nuevas experiencias y contextos permiten a los niños progresar, tanto en la comprensión como en la regulación de la expresión de emociones, en la autorregulación emocional y en la capacidad de respuesta empática.

Dentro de la expresión emocional, el niño ya usa, comprende y utiliza las normas de regulación, progresivamente va aprendiendo a expresar sus emociones de forma adecuada y a ocultar sus sentimientos en determinadas situaciones.

El niño usa su propia experiencia para comprender las emociones de los demás y piensa que si él se siente de una manera concreta en una determinada situación, los demás se sentirán igual.

No es hasta los cinco años cuando son conscientes de que no es así, y que cada uno tiene sus propios sentimientos y miedos. También comienzan a sufrir los sentimientos contradictorios (quiere a su hermano pero está enfadado con él porque le ha roto su coche).

En relación a la capacidad empática, a partir de los tres años comienza a tener una mayor expansión afectiva sobre sí mismo y los demás y la aflicción del otro hace que el niño responda de una manera más empática.

La empatía implica tener buenas estrategias de regulación porque para poder ayudar al otro hay que ser sensibles a su estado emocional, pero sin que llegue a causar ansiedad en uno mismo” -Laura Ocaña-.

En este ciclo, el niño está más capacitado para regular las emociones y tiene otras estrategias de regulación, como la distracción conductual o la búsqueda de apoyo social, bien de un adulto o de sus iguales.

A partir de los cinco años algunos niños son capaces de usar la regulación cognitiva, analizando la emoción que está sintiendo en ese preciso instante y buscando alternativas para controlarla, por ejemplo rebajando la ansiedad que siente pensando que todo pasará.

La relación con sus iguales le ayuda a regular las emociones, ya que la interacción necesita un control emocional superior, surgiendo conflictos entre las diferentes partes que tendrá que aprender a solventar a través de sus reacciones emocionales.

 
REFERENCIAS:
  • Hoffman, M.L. (1981). Perspectives on the difference between understanding people and understanding things: The role of the affect. En Flavell y Ross (Eds.), Social cognitive development. Cambridge: Cambridge University Press.
  • Trujillo, María Luz, Martín, S (2010) Desarrollo socioafectivo. Editex. Madrid.
  • Ocaña, Laura, Martín, Nuria (2011) Desarrollo socioafectivo. Paraninfo. Asturias.