El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un trastorno mental caracterizado por pensamientos intrusivos, repetitivos e irracionales (obsesiones), así como por la compulsión a realizar una conducta determinada una y otra vez para reducir la ansiedad (compulsiones). En niños y adolescentes el TOC puede manifestarse de forma algo diferente que en los adultos.

Prevalencia del TOC infantil

El TOC es uno de los trastornos psiquiátricos más frecuentes en niños y adolescentes. Alrededor del 1-2% de los niños han sido diagnosticados de TOC, y la mayoría de ellos experimentan por primera vez síntomas obsesivo-compulsivos entre los 6 y los 9 años o durante la etapa de máximo desarrollo de la adolescencia.

Síntomas del Trastorno Obsesivo-Compulsivo Infantil

Las manifestaciones típicas del TOC en los niños suelen pertenecer a ciertas categorías, entre las que se incluyen:

Obsesiones

Miedo a la contaminación: Puede obsesionarse con la idea de gérmenes o bacterias y tener que lavarse excesivamente para intentar eliminarlos.

Perfeccionismo: Puede que le preocupe que todo esté en su sitio y pase demasiado tiempo arreglando y enderezando objetos y necesitando que las cosas estén alineadas.

Pensamientos no deseados: Puede tener pensamientos perturbadores no deseados de los que no puede deshacerse.

Compulsiones

Movimientos repetitivos: Puede sentir la necesidad de realizar ciertas rutinas una y otra vez, como dar golpecitos o contar.

Comportamiento de comprobación: Puede sentir la necesidad de comprobar repetidamente las cosas, como si las puertas están cerradas o si el horno está apagado.

Guardar cosas: Es posible que le cueste desprenderse de ciertas cosas y que las guarde por miedo a que ocurra algo malo si no lo hace.

TOC-
Los efectos del TOC infantil

Debido a la naturaleza persistente del TOC, puede ser bastante debilitante para los niños. Las actividades cotidianas normales de un niño pueden verse interrumpidas por pensamientos intrusivos y compulsiones. Los niños pueden experimentar ansiedad, depresión y disminución de la confianza en sí mismos, así como tener problemas en las relaciones, el rendimiento escolar y la realización de las tareas cotidianas.

Factores de riesgo del TOC infantil

Se desconoce la causa exacta del TOC, pero hay una serie de factores de riesgo que se han relacionado con el trastorno, entre ellos:

Genética: Las investigaciones sugieren que el TOC puede heredarse de uno de los padres.

Química cerebral: Los niveles anormales de neurotransmisores, como el de la serotonina, pueden desempeñar un papel en el desarrollo del TOC.

Factores ambientales: Los acontecimientos traumáticos, como los malos tratos, pueden aumentar el riesgo de que un niño desarrolle TOC.

Infección previa: Hay indicios que sugieren que los estreptococos desencadenan una respuesta inmunitaria que luego conduce al desarrollo de TOC en algunos niños.

Diagnóstico y tratamiento

Diagnosticar el TOC en niños puede ser difícil, ya que algunos de los síntomas más comunes del trastorno, como el acaparamiento y los comportamientos repetitivos, suelen observarse en niños sin TOC.

El diagnóstico del TOC en niños suele realizarse mediante determinados cuestionarios de comportamiento, así como teniendo en cuenta los antecedentes del niño y un examen médico.

El TOC suele tratarse con una combinación de medicación y psicoterapia, en particular un tipo de terapia llamada terapia cognitivo-conductual, que guía a los niños con TOC para que se enfrenten a sus desencadenantes y aprendan a enfrentarse a sus pensamientos intrusivos y compulsiones.

0 0 votos
Puntuación del post
Subscríbete
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comentax