Tipos de aprendizaje

El aprendizaje es un proceso fundamental, especialmente dentro de los entornos educativos donde los alumnos adquieren conocimientos y habilidades para moldear su futuro. En el aula, se emplean diversas técnicas de aprendizaje para involucrarles y atender a sus diferentes necesidades. En este artículo se explorarán algunas de las diferentes formas de aprendizaje y se destacará su importancia en el ámbito educativo.

Sigue leyendo

La importancia de la relación familia-escuela en la educación infantil

Cuando se trata de la educación de los niños pequeños, la relación entre la familia y la escuela es de suma importancia. Esta alianza crucial desempeña un papel significativo en la formación del desarrollo integral y el éxito académico de un niño. La colaboración efectiva entre las familias y las escuelas fomenta un entorno de apoyo que mejora la experiencia de aprendizaje para los niños pequeños. En este artículo, exploraremos la importancia de la relación familia-escuela en la educación infantil.

Sigue leyendo

Metodologías activas para niños: Aprender jugando

Los niños aprenden mejor cuando participan en actividades interactivas que estimulan su curiosidad y creatividad. Por tanto, las metodologías activas son un enfoque didáctico ideal para los niños, ya que fomentan la participación activa y ayudan a desarrollar habilidades y conocimientos esenciales. En este artículo, exploraremos varias metodologías activas que pueden ponerse en práctica en el aula o en casa para que el aprendizaje sea divertido y atractivo para los niños.

Sigue leyendo

Trabajo por rincones

El trabajo por rincones es una metodología que se encuentra sobre todo en las aulas de infantil por los innumerables beneficios que obtienen los más pequeños, el afán por aprender, las estrategias de aprendizaje que van a adquirir los niños para resolver problemas o la investigación, entre otros. Además favorece la autonomía, la flexibilidad en el trabajo, la creatividad y la interacción entre los alumnos y su entorno (Fernández, 2009).

Sigue leyendo

Técnicas para la mejora de la comprensión y expresión oral

Entre los cuatro y cinco años los niños ya han adquirido los aspectos más importantes del lenguaje, aunque les queda mucho por delante aún, ya que aparece la escuela, los amigos, la televisión, Internet, los libros y diferentes lecturas, los idiomas, etc.

Con el comienzo de su aprendizaje en la lectura y escritura se abre un nuevo acceso hacia diferentes lenguajes, como puede ser el  matemático, aumentando su vocabulario.

No debemos olvidar que cada niño lleva un ritmo diferente de aprendizaje, con lo que debemos individualizar al máximo y hablarles en cada situación, haciéndoles partícipes a través de actividades, juegos, asambleas, etc.

Estas son algunas técnicas que podemos aprovechar y usar para mejorar la comprensión y expresión oral de nuestros alumnos o hijos:

  • Narraciones, ya que su uso es muy eficaz para estimular el lenguaje oral, además el adulto tiene la opción de relatarlo de diversas maneras, con o sin gesticulación, usar entonaciones diferentes, hacer partícipes a los niños, etc. Los cuentos dan mucho juego, se puede utilizar uno con final abierto para fomentar la creatividad, planteando nuevas situaciones de los personajes, a nivel grupal o individual. Los cuentos estimulan el desarrollo del lenguaje oral y llevan al niño a un mundo de fantasía donde puede imaginar y crear su propio mundo, además, aprende sobre el mundo físico y social, sobre nuevos objetos, fenómenos y relaciones, sobre actitudes, normas y valores.
  • Descripciones, se debe partir de una observación (directa o indirecta), podemos realizar todo tipo de descripciones, de animales, de objetos, de personas, de situaciones, etc. Es importante conocer bien a nuestro alumnado y colocarles correctamente en el aula para que todos puedan observar aquello que van a describir. Se puede comenzar por la manipulación (si es un objeto, por ejemplo), para que recaben la mayor información posible; el docente será su guía y les ayudará a descubrir aquellos detalles que hayan podido pasar por alto mediante preguntas.
  • Diálogos, la conversación se puede dar: educador-niño, educador-grupo de niños, niño-niño, etc. El alumno debe ser capaz y tener la oportunidad de expresarse libremente, puede hablar sobre sus vivencias, sus sentimientos, dar su opinión acerca de un tema concreto, etc. Aquí debemos trabajar la escucha activa, la comprensión y la empatía por parte del grupo entero, fomentando así el respeto y la atención.
  • Dramatizaciones, son muy recomendables para desarrollar el lenguaje oral, además favorecen la creatividad y con ellas se pueden descargar emociones. Todos los alumnos deben participar de una u otra manera, también se pueden turnar y cambiar los roles.
  • Recitaciones, se deben usar fragmentos o textos de fácil memorización, la poesía está muy presente en la vida del alumno y el folklore ofrece una gran variedad de opciones para este fin.
  • Adivinanzas y Trabalenguas, son un recurso muy bueno para ejercitar la memoria, además los niños pueden tirar de imaginación e inventarse sus propias adivinanzas, demostrando su capacidad personal de asociación. Para trabajar con los trabalenguas es importante comenzar con los de menor dificultad para, progresivamente, ir aumentándola.