Estrategias de intervención para el alumnado de Altas Capacidades (I)

Es necesario comenzar por identificar las necesidades educativas de los alumnos de altas capacidades para poder integrarles en los programas que más se adecúen a sus características y de esta manera, se beneficien de una enseñanza enriquecida y de unas experiencias de aprendizaje idóneas (Cfr. Mills &Beaton, 1994).

La pedagogía diferencial se ocupa de buscar las diferencias entre los alumnos para ofrecerles una adaptación educativa acorde a sus capacidades y situaciones, siempre desde el respeto individual.

Orden Hoz (1975) define la pedagogía diferencial como “conocimiento científico de la educación diferenciada, apoyada en las diferentes características de los grupos e individuos humanos”.

De esta manera, es importante hacer la escuela más adaptativa para así, poder responder mejor ante las necesidades individuales de los alumnos. En una escuela donde se agrupa a los niños por edad, sin tener en cuenta sus diferencias, se podría pensar que todos los niños requieren de un trato similar y de una educación igualitaria, cuando es totalmente a la inversa.

De ahí la importancia de diferenciar las necesidades de los alumnos y de personalizar el currículo, ya que cada uno tiene características distintas y un ritmo de aprendizaje único.

Las adaptaciones curriculares estimulan al alumno al evitar las repeticiones en los contenidos, se sienten menos frustrados porque favorece su propio ritmo y la instrucción a su nivel, ofreciendo altas expectativas hacia el aprendizaje y su rendimiento.

Hay que tener en cuenta que “los talentos emergen y crecen evolutivamente, y para algunos no llegan a emerger porque no se produce una adecuada estimulación en la escuela y la familia. Es imperativo que todos los que trabajan con jóvenes vean los talentos y potencialidades como algo educable y emergente, y no como algo fijo e inmutable».

Treffinger y Feldhusen, 1996

El agrupamiento es una estrategia que une a los alumnos con necesidades de aprendizaje que tienen características semejantes. Puede hacerse por capacidad, rendimiento o competencia en algún área concreta. Los alumnos más capaces necesitan tareas que les reten intelectualmente, ya que de lo contrario, llegan a mostrar desinterés, y se frustran.

Se puede realizar de manera total, donde se juntan a los niños con características semejantes durante todas las horas lectivas; y de manera parcial, donde el agrupamiento solo se lleva a cabo durante una parte del tiempo lectivo, por ejemplo, en determinadas clases o materias.

Esta estrategia es una manera efectiva de enseñar adecuadamente a los alumnos, ya que acceden a contenidos de su nivel, más avanzados, y junto a compañeros de similares características. Sin embargo, goza de mala reputación, pues se piensa que puede llevar al elitismo o a la segregación, ya que no desemboca en igualdad para todos los alumnos.

El agrupamiento por capacidad ha sido definido como “una práctica que sitúa a los alumnos en clases o pequeños grupos basándose en evaluaciones iniciales de su preparación, conocimientos o capacidad”.

Kulik, 1992

Es importante saber que las estrategias que se usan para todos los alumnos de un mismo aula, un grupo heterogéneo, si el docente ofrece el mismo currículo, será poco productivo para ellos, ya que no existirá la diferenciación, ni se tendrá en cuenta las capacidades o el rendimiento de cada uno.

La aceleración, por otro lado, es una estrategia donde el alumno de alta capacidad puede moverse de manera rápida y flexible por el currículo a través de la adaptación del mismo a su capacidad.

Rogers (citado por Ranz, 2014) expone que esta intervención tiene tres objetivos básicos:

1) Ajustar el currículum ordinario a la capacidad e intereses del alumno;

2) Proporcionar un nivel de reto adecuado que evite su aburrimiento y desmotivación;

3) Reducir el tiempo habitualmente requerido para cumplimentar una determinada etapa educativa.

La aceleración, sea cual sea, habría que adaptarla a cada alumno, individualizando al máximo, analizando previamente aspectos como sus características, su perfil cognitivo, sus aptitudes, su desarrollo psicosocial, emocional, etc.

Existen distintos tipos de aceleración clasificados en dos categorías, por áreas de conocimiento y por cursos. Algunos son:

  • Acceso a la etapa infantil o primaria de forma temprana.
  • Avance de uno o varios cursos (Grade skipping).
  • Realización de dos cursos a la vez (Grade telescoping)
  • Aceleración de alguna materia de cursos superiores (Subject acceleration)
  • Compactación del currículo.
  • Programas de enriquecimiento.
  • Formación online a través de estudios independientes o con mentores, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *