Aplicaciones terapéuticas del juego

En la escuela nos podemos encontrar niños con dificultades motoras, cognitivas y/o emocionales que pueden hacer que no sigan el ritmo de la clase o que, incluso, les imposibilite jugar, lo que conlleva a la frustración, tanto en los pequeños como en el docente.

Cada actividad que se realice debe ir con las adaptaciones necesarias para que el niño pueda participar, por ello es importante la colaboración del equipo educativo, tanto para ofrecer ideas y pautas a seguir, como para servir de apoyo el día de la actividad si se requiriera.

En estos casos, el Equipo de Atención Temprana también nos puede guiar y aconsejar acerca de cuáles son las mejores actividades para realizar en el aula con un niño con este tipo de dificultades.

Podemos plantearnos ciertas preguntas para saber si la actividad que tenemos en mente es adecuada o no:

  • ¿Qué características tiene la actividad y qué pasos hay que seguir para realizarla?
  • ¿Qué hace que la actividad sea fácil o difícil?
  • ¿Se puede realizar de otra manera?
  • ¿Se pueden hacer modificaciones que hagan de la actividad más llamativa para el niño?

A continuación detallaré algunos aspectos necesarios que se deben adoptar si hay que realizar alguna adaptación:

Sobre los objetos:

Cuando vayamos a realizar una actividad o un juego se debe tener en cuenta si los materiales o los objetos son adecuados, por ejemplo, si vamos a utilizar los bloques de construcción hay que cerciorarse si estos tienen el tamaño correcto para que el niño pueda manipularlos bien, o dependiendo de la dificultad que tenga el niño, deberemos analizar la textura del material, los colores o el peso, entre otras características, para que se favorezca su uso y además le sirva para aumentar la información sensorial del mismo.

Sobre el espacio:

Debemos pensar en si la actividad o el juego se realiza en sedestación, bipedestación o decúbito, ya que estas posturas requieren que el niño pueda mantener el equilibrio y el control postural. Podemos modificarlo y hacerlo en vez de de pie en sedestación si de esta manera ayudamos al niño a tener una menor carga motora, por ejemplo, si vamos a pintar un mural sobre una mesa lo podemos hacer en el suelo.

Sobre el tiempo:

¿Cuánto dura la actividad o juego que vamos a realizar con los peques? Es una pregunta que tenemos que hacernos para saber si el niño es capaz de mantener la atención y la concentración mientras dure, ya que los niños con dificultades cognitivas es posible que les resulte difícil participar por completo, lo cual es mejor ajustar los periodos y dividir la actividad por partes, en diferentes días.

Sobre el nivel social:

Ya sabemos que existen juegos o actividades que se realizan de forma individual, paralela o en grupo.

En el individual el niño no necesita conductas para relacionarse como puede ser compartir material, la espera de turno, etc.

En el paralelo el niño debe compartir el espacio e incluso materiales.

En el grupal es cuando pueden surgir algunas dificultades, ya que el niño tiene que aprender a jugar con los demás y desarrollar aspectos importantes como la empatía. Por ello es necesario comenzar por juegos o actividades sencillas e ir subiendo de nivel según vayamos viendo al grupo.

Funciones y estructuras corporales:

Antes de comenzar con la actividad o el juego habría que analizar qué habilidades motoras, cognitivas, sensoriales y socio-afectivas van a ser necesarias, por ejemplo:

Habilidades motoras:

  • La postura.
  • La movilidad.
  • La coordinación.
  • La fuerza.
  • El esfuerzo.
  • La energía.

Habilidades cognitivas:

  • El conocimiento.
  • La organización temporal del espacio y los objetos.
  • La adaptabilidad.

Habilidades sensoriales:

  • El procesamiento visual.
  • El procesamiento táctil somato sensorial.
  • El procesamiento vestibular y propioceptivo.

Habilidades socioafectivas:

  • La expresión corporal.
  • El intercambio de información y las relaciones.
  • La empatía.
  • La reciprocidad.

Principales patologías en Atención Temprana

La OMS define como recién nacido al niño que nace de la semana 37 a la 42 de gestación, considerando a todos los recién nacidos con menos de 37 semanas como recién nacidos pretérmino y de más de 42 semanas como postérmino.

Son considerados recién nacidos de riesgo:

  • A los que hayan nacido con menos de 37 semanas de gestación (recién nacidos pretérmino).
  • A los que hayan nacido con más de 42 semanas de gestación (recién nacidos postérmino).
  • A los recién nacidos que pesen menos de 2.500 gramos y a los que pesen más de 4.500 gramos.
  • A los recién nacidos cuyas madres tengan algún tipo de patología como hepatitis, rubeola, diabetes, hipertensión arterial, adicciones a alguna sustancia o droga, etc.
  • A los recién nacidos que hayan sufrido traumatismos durante el parto o tenga alguna malformación.

Otras causas de riego para los pequeños son:

  • La malnutrición materna.
  • La toma de tabaco, alcohol o drogas por parte de la madre.
  • La falta de cuidados neonatales.
  • La edad de la madre (adolescencia o edad elevada).
  • Embarazos múltiples.

RECIÉN NACIDOS PRETÉRMINO

Los recién nacidos pretérmino se pueden clasificar en:

  • Muy gran pretérmino, siendo niños con muy bajo peso (menos de 1000 gramos) y de menos de 28 semanas.
  • Gran pretérmino, siendo niños con muy bajo peso (entre 1000 y 1499 gramos) y entre 28 y 31 semanas.
  • Pretérmino leve, siendo niños de bajo peso (entre 1500 y 2499 gramos) y entre 32 y 37 semanas.

Algunos trastornos que pueden darse en este tipo de niños a causa de la inmadurez son:

  • A nivel del sistema respiratorio, apnea del prematuro, insuficiencia respiratoria, inmadurez respiratoria, cianosis central o aleteo nasal.
  • Inmadurez del sistema digestivo, ya que no tienen maduros los reflejos de succión y deglución.
  • Inmadurez del sistema termorregulador.
  • Inmadurez del sistema cardiovascular, con insistencia del ductus arterioso por la hipoxia.
  • Inmadurez del sistema nervioso y vasos cerebrales, ocasionando hemorragias intraventriculares.

Por otro lado, la reacción del niño ante los estímulos externos es inferior a lo normal, el llanto suele ser débil, el sueño se encuentra alterado, las extremidades no se flexionan o doblan, y el tono muscular está reducido a lo que suele ser lo habitual.

En el desarrollo del recién nacido pretérmino se puede encontrar una hipertonía transitoria o un retraso motor simple.

PARÁLISIS CEREBRAL INFANTIL (PCI)

Es un conjunto de alteraciones del desarrollo de la postura y del movimiento provocado por modificaciones regresivas del cerebro durante el desarrollo fetal o en la propia infancia, limitando la actividad del pequeño.

Suele ir acompañado de alteraciones sensoriales, motoras, perceptivas, conductuales, comunicativas, o cognitivas.

Dentro de estas alteraciones nos podemos encontrar con:

  • Ataxia, distonía o atetosis.
  • Limitaciones en el lenguaje o en las funciones orofaciales.
  • Déficits en varias áreas: cognición, comunicación, conductual, visual, auditiva, atencional o crisis convulsivas.

ESPINA BÍFIDA

Entre las alteraciones de la médula congénita la más habitual es el Mielomeningocele, un defecto del tubo neural en el cual los huesos de la columna no se forman correctamente. Esta afección es un tipo de espina bífida.

LA PARÁLISIS BRAQUIAL OBSTÉTRICA

Causada por la tracción del plexo braquial durante el parto, produciendo edemas, hemorragias o desgarros de las raíces nerviosas. Hay diferentes grados de gravedad.

MIOPATÍAS

Es un trastorno de la fuerza o del propio movimiento que acarrean dificultades en distintos grados, la más habitual es la Distrofia muscular de Duchenne.

“Es un desorden progresivo del músculo que causa la pérdida de su función y por lo tanto los afectados terminan perdiendo totalmente su independencia. La enfermedad es causada por una mutación en el gen que codifica la distrofina. Debido a que la distrofina está ausente, las células musculares se dañan fácilmente. La debilidad muscular progresiva lleva a problemas médicos graves. Los niños necesitan silla de ruedas alrededor de los 12 años y la expectativa de vida promedio es de 30 años. La DMD se manifiesta principalmente en los varones debido a que el gen de la DMD se encuentra en el cromosoma X. La mutación del gen que causa Duchenne, generalmente se transmite de la madre al hijo, sin embargo un 35% de los casos ocurren por mutación espontánea “de-novo”. Puede ocurrir en cualquier familia, no conoce fronteras y afecta a todas las culturas y razas.”

Asociación Duchenne Parent Project España (DPPE)

SÍNDROME DE DOWN

Es una alteración genética producida por la presencia de un cromosoma extra o una parte de él. El ser humano tiene 46 cromosomas distribuidos en 23 pares, las personas con Síndrome de Down tienen tres cromosomas en el par 21 en vez de los dos que viene siendo normal, también conocido como trisomía 21.

Además de sus características físicas, su desarrollo cognitivo puede mostrar ligeras deficiencias o más moderadas, tienen problemas de memoria y en el desarrollo del lenguaje, y pueden tener complicaciones en la salud a lo largo de su vida (patologías gastrointestinales, trastornos del sistema inmune, apneas del sueño, problemas de audición y visión, entre otros).

Aunque existen otras patologías dentro de la Atención Temprana, aquí he querido dar una breve pincelada de las más comunes.

La función del docente como facilitador de la inclusión

Como docente, en el ámbito educativo se podrían aplicar diferentes estrategias cara al buen desarrollo de los alumnos con discapacidad que tengamos en el aula.

Para empezar, la formación de los docentes es vital a la hora de detectar posibles anomalías en los comportamientos de los niños que pueda dar lugar a un problema en su desarrollo.

La detección temprana de estos retrasos en el desarrollo o de discapacidades, es esencial para la puesta en marcha de procedimientos o tratamientos que puedan solventar o ayudar en esas deficiencias.

Al detectar cualquier anomalía, el docente debe ponerse en contacto con el Equipo de Atención Temprana o el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica del centro para que evalúe al niño y puedan confirmar si existe realmente o no esa anomalía, para después comunicárselo a los padres y estos puedan actuar en consecuencia.

Es importante resaltar la función del docente como facilitador de la inclusión de estos niños, promoviendo la igualdad en el aula y fomentando su participación junto al resto de compañeros, a través de actividades, juegos, cuentos, etc.

La estimulación temprana tiene una importancia clara en el desarrollo físico y psicológico del niño, por eso es imprescindible que la trabajemos con los niños.

Tener una buena relación con las familias siempre es beneficioso para el niño, manteniendo una comunicación activa y actuando conjuntamente en la mejora del desarrollo integral de este.

Evidentemente, es imposible corregir todas las deficiencias del entorno escolar, ya que cada niño puede sufrir un tipo diferente de discapacidad. Por tanto, es imprescindible que se tomen las medidas adecuadas para caso en concreto para poder fomentar el desarrollo infantil.

Estas medidas deben recoger algunos criterios como la edad del niño o la etapa de desarrollo en la cual se encuentra, los posibles factores de riesgo que le pueden afectar, la situación psicosocial de la familia y los servicios sociales a los que se puede acudir para obtener una ayuda en función de su discapacidad.

El equipo educativo en su totalidad debe conocer las medidas que vayamos a tomar en relación a los posibles cambios y adaptaciones en el currículo.

La evaluación es una aspecto importante en la identificación de las necesidades de cada niño, por ello se debe hacer meticulosamente, a través de la observación directa y a lo largo del curso, con continuidad. De esta manera sabremos en cada momento en qué punto se encuentra y cómo debemos actuar para apoyarle en su desarrollo y aprendizaje.

Como agentes de inclusión que somos, nunca debemos permitir la marginación, discriminación o abuso sobre ninguno de nuestros alumnos, indistintamente de que tenga o no discapacidad, porque el niño que lo padece no merece ser tratado de esa manera, ni por sus compañeros, ni por ninguna otra persona, de ahí la importancia de educar en valores y fomentar la igualdad y la amistad.